¿Cómo el sueño ayuda a memorizar?

¡Hola a todos! Hace unos días os pregunté por instagram qué queríais que tratara en el blog. Primero de todo, agradeceros los mensajes e ideas ^^ De lo primero que voy a hablaros es del sueño y del estudio.

Cuando estoy bloqueada suelo buscar nuevas formas de estudio y memorización para ver si entonces me llega la inspiración. Hace ya unos meses que pongo en práctica la siguiente que os voy a explicar, y aunque no haya pasado el corte de mi examen, si que desde estudio de este modo, los días de preparador me han ido infinitamente mejor y siento que retengo de una forma más sencilla y rápida.

Un día recordé que cuando me preparaba los exámenes durante mi segundo de bachiller lo hacía encima de la cama de mis padres, rodeada de cojines y que cada X mi cerebro se desconectaba y me quedaba dormida unos minutos (os aseguro que era involuntario.)Al despertar sentía que había retenido la información y os prometo que no la repasaba más hasta el día de antes del examen, una lectura en diagonal. Esos exámenes me salían genial, siempre.

Esto lo recordé hace unos meses, cuando desesperada porque no me concentraba, me puse a buscar como os decía, formas para retener la información y leí un estudio que nos explicaba que, dormir después de estudiar reduce el tiempo empleado en aprender y asegura una mayor retención a largo plazo. 

Seguí investigando y ese mismo estudio, nos decía que, nuestra memoria declarativa, que es la que hace referencia a acontecimientos, se divide en memoria semántica, que se basa en qué significan las cosas como pensar, esa señora que va de blanco es médico, y la memoria episódica que recuerda cuándo ocurren las cosas, como cuando nos decimos, he tendido la ropa en el terrado.  Pues bien, se efectuó un experimento que consistía en hacer memorizar unas palabras a un grupo a las 9 de la mañana, y esas mismas palabras a otro grupo, 12 horas después. Resultó que el segundo grupo recordó mucho mejor el significado de esas palabras 12 horas después.

Esto se debe a que al memorizar por la mañana y tardar 12horas en dormir, nuestra memoria declarativa se va contaminando durante todo el día y pierde aquello que primero hemos memorizado.  Hasta aquí podemos concluir que estudiar antes de dormir, o repasar lo estudiando antes de irnos a la cama es una buena técnica para afianzar la información. Pero la cosa va más allá.

Se observó los beneficios de dormir entre sesiones de estudio, haciendo micro siestas durante el día. Esto os puede parecer surrealista pero fue en este punto donde yo recordé lo que os explicaba al principio de cómo estudié mi segundo año de bachiller.

Stephanie Mazza, encargada principal del estudio, explicó “que los recuerdos que no son explícitamente accesibles al comienzo del reaprendizaje parecen ser transformados por el sueño de alguna manera, esto permite a los sujetos recodificar la información más rápido y ahorrar tiempo durante la sesión de reaprendizaje.” Así que dormir entre aprendizajes aumenta la memoria a largo plazo en aproximadamente un 50%.

¿Qué hice yo? Analicé mi jornada de estudio y mis pausas y comprobé que cada 45 minutos más o menos de estudio yo paraba 5/10 minutos. Entonces decidí hacer la prueba:

Por lo que me dividí el día de la siguiente manera: Empezaba a las 6.30h, paraba 10 minutos a las 7:15. Reanudaba a las 8 de la mañana (porque de 7:15 a 8 desayuno), paraba 10 minutos a las 11 de la mañana (o antes si había hecho varios temas ya) y después de comer me echaba una siesta… ¿Mejoraría mi memoria?

OS JURO QUE SÍ. Si yo paraba cada 45 min 5 minutos, estaba parando a lo largo de la mañana más que si paraba 10 a las 7:15h y  10 a las 11h. En estas pausas nuevas que me marqué me tumbaba en el sofá con la alarma a los 10 minutos y al sonar esta, seguía estudiando. OS PROMETO que desde que lo hago así siento que retengo mucho más rápido, porque lo que estudio de 6.30 a 7:15h, lo fijo en esa pausa posterior de 10 minutos y así sucesivamente

Ahora mismo solo empiezo a las 6.30h los días de preparador, los demás, empiezo a las 8h pero hago lo mismo.  Lo que estudio de 8h a 11h lo fijo en la pausa de después y lo que estudio de 11h a 13h lo fijo después de comer con la siesta ( de 14:30h a 15h). Obviamente por la tarde continúo estudiando pero ya no hago estas micro siestas pq sino por la noche no dormiría.

Os puede parecer, como os digo, surrealista, pero llevo varios meses probándolo y me funciona y pensé: mira… para parar 5 minutos cada X y perder el tiempo haciendo tonterías, prefiero parar 10 de esta forma y cerrar los ojos y que me sirva para fijar la información. Claro está que yo soy fácil para coger el sueño y que cierro los ojos y me duermo… así que no me cuesta. Bajo mi punto de vista haciendo esto no se pierde más tiempo que haciendo los descansos durante la mañana invirtiéndolos en cualquier tontería, como consultar el teléfono  y a mí personalmente así me van mejor. Como todo es un sistema más, pero ya os digo que  a esta opositora le funciona. Por probarlo tampoco se pierde nada ¿no?

Espero que os haya resultado, por lo menos, interesante, lo probéis o no ^^

¡Hasta el próximo blog!

Deja un comentario