Dramas opositores Vol.1

      Comentarios desactivados en Dramas opositores Vol.1

Estoy haciendo la comida, esperando a que hierva la pasta y os quiero hablar de los DRAMAS OPOSITORES, bueno de uno en concreto, sí. Esos apocalipsis que solo nosotros entendemos y que conllevan la muerte drástica de nuestras neuronas, acostumbradas a una determinada forma de hacer, que se ve afectada por dicho drama. Más claramente: PERDER LOS APUNTES Y TENER QUE VOLVER A SUBRAYARLOS DE NUEVO.

Probablemente quien no oposite no me entenderá, pero joder… ¡la memoria visual es SUMAMENTE IMPORTANTE! Máxime en aquellos temas que más nos cuestan y que hemos trabajado hasta la saciedad, con mil colores, dibujos y anotaciones para que nuestras neuronas absorban la dichosa información.

Vaya por delante que hubo una vez que imprimí de nuevo todos los apuntes de civil pq me introdujeron modificaciones mínimas, pero como eran tonterías en todas las páginas tipo correcciones ortográficas, números de sentencias, alguna frase, etc… no se movió la disposición de la información en la página, así que aunque los volví a imprimir y me fue genial pq así volví a leer todo con atención, como conservaba los anteriores, pude copiar todo lo que tenía anotado y no se notó la diferencia, dicho lo cual, en el caso que nos ocupa hoy, no ha sido así… TT

Bien… He perdido dos temas de penal especial. Sí, Tal cual os lo cuento. ¿Cómo? Ni idea. Los antecedentes de hecho son los siguientes:

Mi preparador hace tiempo ya nos preparó un Código penal precioso, eliminando las penas y poniéndonos cuadritos resumen para que entendiéramos mejor los artículos. Lo encuadernó en espiral  y yo me lancé a él como una loca (al código penal, se entiende) y me puse a trabajar con él de mil amores. Cuando llegué a los temas 40 y 42 (que son peores que 20mil granos donde la espalda pierde su nombre) los llené de cosas bonitas y de añadidos que a mi me venían divinamente. Con el paso de los meses mi preparador depuró la técnica y nos hizo otro CP más bonito todavía con más ayudas en su interior, así que yo, arranqué las hojas de los temas 40 y 42 del código anterior para esos temas continuar estudiándolos con ellas. PERFECTO.

Hace 20 días más o menos, supe que esta semana me tocaría repasarlos, saqué las hojas y las dejé sobre la mesa. Me fui de vacaciones, al volver vi las hojas sobre la mesa. Bien…¡HOY NO ESTABAN! Me he vuelto loca buscÁndolas y nada. ¡HAN DESAPARECIDO! He buscado por todas las carpetas y nada… debieron ir a la basura cuando quité papeles inservibles, pero no lo recuerdo… ¡YO LOS TENÍA LOCALIZADOS! En fin… al darme cuenta se ha abierto un abismo bajo mis pies al que casi caigo, pero me he agarrado a la silla con uñas y dientes.

¿La única solución? Volver a trabajar de nuevos esos temas, con el segundo código que nos dio, pero claro: ¿Y MIS COLORES Y ANOTACIONES? Por no decir ya que la disposición de la información en las páginas no tiene nada que ver con como estaba en el anterior código… más drama aún entonces. Joder yo tengo muchiiiiiiiisima memoria visual y la disposición de las páginas (donde está cada párrafo) es imprescindible para mi, si cambia; ME DOY POR MUERTA. Dejando a un lado el tema estético y que había dejado volar mi capacidad artística en los márgenes con dibujos propios de Miguel Ángel o Brunelleschi.

¿Me entendéis verdad? Al principio pensaba que estas cosas eran tonterías, que qué más daba si te cambiaban las hojas de apuntes y que el drama era una exageración de los demás. PERO NO SEÑORES. NO ES UNA EXAGERACIÓN, es REAL como la vida misma.

Entendedme… ha sido un golpe muy duro que me ha hecho perder mucho tiempo. Para nosotros esto es lo peor, nos organizamos el día, las horas, minutos y segundos. Yo me apunto hasta cuando puedo pestañear (sí, he llegado hasta ese punto de control en mi vida), así que el hecho de que algo se descontrole y me desmonte el planning me enerva. Es como el Efecto mariposa; el simple aleteo de una de ellas puede cambiar el curso de las cosas. ¡Y ni qué lo digan!

Pero dicen que “lo que no te mata te hace más fuerte” ¿no? Así que me lo tomaré como un entrenamiento vital y oye… seguro que ya no me pasa. (espero)

 

Contadme vuestros dramas y así lloramos todos juntos por esos minutos eternos que perdemos cuando la situación se descontrola de forma apocalíptica ^^

 

¡Nos leemos pronto!